Arresto o detención de un ciudadano de EE.UU.

El Departamento de Estado está comprometido en garantizar un tratamiento justo y humano a los ciudadanos de los Estados Unidos encarcelados en otro país. Estamos preparados para ayudar a ciudadanos encarcelados y sus familias dentro de los límites de nuestra autoridad de acuerdo a la ley internacional, doméstica y extranjera.

Absténgase de ser arrestado en el exterior:

  • Siga las leyes y reglas del país que está visitando o en el que vive.
  • Aprenda acerca de las leyes locales que pueden ser diferentes a las leyes en los Estados Unidos. Proveemos información básica sobre cada país en nuestra página de Países Específicos. Para más información sobre las leyes en un país antes de visitarlo, contacte la Embajada o consulado que corresponde a ese país dentro de los Estados Unidos.

Si usted es arrestado en el extranjero o conoce a alguien que lo está:

  • Pídale a las autoridades carcelarias que notifiquen a la Embajada o Consulado de los Estados Unidos.
  • Puede contactar a la embajada o consulado de los Estados Unidos usted mismo y avisarnos del arresto. Consulte la información de contacto de embajadas o consulados de los Estados Unidos en el extranjero (en Inglés) aquí o buscando en nuestra página de información de Países Específicos (en Inglés).

Ayuda consular a prisioneros de los Estados Unidos:

Cuando un ciudadano de los Estados Unidos es arrestado en el extranjero, él/ella puede sentirse confundido o desorientado en el principio. Puede ser aún más difícil porque para el prisionero sus alrededores son poco familiares, puede no saber el lenguaje local, costumbres o sistema legal.

Podemos ayudar en:

  • Proveer una lista de abogados a nivel local quienes hablen inglés.
  • Con permiso escrito por el detenido Estadounidense podemos contactar a sus familiares, amigos o empleadores.
  • Visitar al detenido Estadounidense regularmente y proveer material de lectura, suplementos vitamínicos, cuando sea apropiado.
  • Ayudar en garantizar que los oficiales carcelarios provean cuidado médico apropiado para el detenido.
  • Proveerle un resumen general sobre el proceso local de justicia criminal.
  • Informarle al detenido sobre fuentes locales y estadounidenses disponibles para ayudar a víctimas de crimen.
  • Si usted lo desea, podemos asegurarnos que los oficiales carcelarios permitan que lo visite un miembro del clero de la religión que usted prefiera.
  • Establecer un fideicomiso “OCS” para que familiares y amigos puedan transferir fondos a prisioneros estadounidenses, siempre y cuando sea permitido bajo las reglas de la prisión.

 No podemos ayudar en:

  • Sacar a estadounidenses de una prisión del extranjero
  • Asegurar la culpabilidad o inocencia de nadie frente a una corte
  • Proveer asistencia legal o representar a ciudadanos estadounidenses en una corte en el extranjero
  • Servir como traductores o interpretes oficiales
  • Pagar por servicios legales, medicos u otros para ciudadanos estadounidenses en el extranjero