Subsecretario de Estado para Asuntos Políticos Thomas A. Shannon en la Ceremonia de Entrega de los Premio Internacional 2017 del Secretario de Estado

MODERADOR: Damas y caballeros, por favor den la bienvenida a la Primera Dama de Estados Unidos, Melania Trump; al Subsecretario de Estado en Funciones, Tom Shannon; y a las ganadoras del Premio Internacional 2017 a las Mujeres de Coraje. (Aplausos.)

SUBSECRETARIO SHANNON: Buenos días. Es un gran placer para mí darles la bienvenida al Departamento de Estado y a la ceremonia de entrega del Premio Internacional 2017 a las Mujeres de Coraje. Primera Dama, Sra. Melania Trump, muchas gracias por estar hoy con nosotros. Nos sentimos profundamente honrados por su participación en esta importante celebración y agradecidos por su compromiso y el del Presidente por el bienestar y el éxito de mujeres y niñas de todo el mundo.

Por favor, únanse a mí de nuevo para dar la bienvenida a la Primera Dama. (Aplausos.)

También deseo dar la bienvenida a los miembros del cuerpo diplomático que están aquí hoy con nosotros y, por supuesto, a las mujeres que se unirán a nosotros en este escenario, Mujeres de Coraje Internacionales 2017. Muchas gracias. (Aplausos.)

El Premio del Secretario de Estado a las Mujeres de Coraje Internacionales, es parte de nuestra celebración del Mes de la Historia de las Mujeres y del Día Internacional de la Mujer. El Secretario quería estar aquí para presentar estos premios. Lamentablemente, está de camino a Ankara y Bruselas, pero extiende sus más sinceras felicitaciones a las homenajeadas.

Desde 2007, este premio ha honrado a mujeres de todo el mundo que han exhibido un coraje y liderazgo excepcionales, que han sacado fuerza de la adversidad para ayudar a transformar sus sociedades. Estas mujeres han movilizado el sentimiento público y sus gobiernos para exponer y abordar la injusticia, hablar en contra de la corrupción, prevenir el extremismo violento, y defender el imperio de la ley y de la paz, a menudo con poco más que sus voces y pura determinación.

Nos sentimos honrados de otorgar reconocimiento a este increíble grupo. En breve, escucharán la historia de cada mujer. Son un recordatorio inspirador de cómo los individuos pueden marcar la diferencia. Juntas, dan un poderoso mensaje de coraje y liderazgo. Al celebrar los logros de estas mujeres, también les damos una plataforma para contar sus historias.

Después de esta celebración, participarán en un programa de intercambio auspiciado por el Departamento de Estado para involucrarse con el público estadounidense por todo nuestro país, contribuyendo a la tradición de la diplomacia de persona a persona. Estados Unidos se enorgullece de honrar a estas líderes como parte de nuestro compromiso de promover el estatus de las mujeres y las niñas en todo el mundo.

Quiero tomar un momento para agradecer a mis colegas de la Secretaría de Asuntos Mundiales de la Mujer por el trabajo que realizan para asegurar que la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres estén integrados en nuestra política exterior. También quiero reconocer a la Oficina de Asuntos Educativos y Culturales, cuyos programas, como el Programa de Liderazgo de Visitantes Internacionales en el que estas mujeres están a punto de embarcarse, son un elemento importante de nuestra diplomacia. El trabajo de nuestros colegas aquí en el Departamento de Estado encarna un compromiso que viene desde lo más alto de nuestro Gobierno.

Como ha dicho el Secretario Tillerson, existen estudios tras estudios que confirman que cuando se empodera a las mujeres en estas partes en desarrollo del mundo, se cambia el futuro del país, porque se cambia el ciclo dentro de la familia. El empoderamiento de las mujeres no es sólo un imperativo moral; es una inversión estratégica en nuestra seguridad colectiva. En resumen, cuando a las mujeres les va mejor, a los países les va mejor. La seguridad de las mujeres es una cuestión de seguridad internacional. Sin ella, todos perdemos.

El Presidente Trump y su gobierno están comprometidos a expandir las oportunidades para mujeres y niñas en el país y en todo el mundo. El 13 de febrero, el Presidente Trump y el Primer Ministro canadiense Trudeau lanzaron el Consejo de Estados Unidos-Canadá para el Avance de las Mujeres Emprendedoras y Líderes Empresariales. El 28 de febrero, el Presidente Trump ratificó con su firma dos proyectos de ley: el primero, la Ley de Inspiración de los Siguientes Pioneros del Espacio e Innovadores y Exploradores (Inspiring the Next Space Pioneers and Innovators and Explorers Act); y el segundo, la Ley de Promoción de la Mujer y del Emprendimiento (Promoting Women and Entrepreneurship Act), que alientan a las mujeres a seguir carreras en ingeniería, ciencias y matemáticas, y brindan apoyo a los programas empresariales de las mujeres a través de la Fundación Nacional de Ciencia (National Science Foundation).

Por lo tanto, me complace presentar a alguien que ha desempeñado un papel central en ese esfuerzo. Como filántropa y humanitaria, la Primera Dama ha sido la fuerza impulsora detrás de los esfuerzos del Gobierno para promover el empoderamiento de mujeres y niños en nuestra sociedad. La Sra. Trump ha sido presidenta honoraria del Boys’ Club de Nueva York durante cinco años consecutivos y en 2005 fue galardonada con el título de embajadora de buena voluntad por la Cruz Roja Estadounidense. Ayudó a lanzar el Mes Nacional de Prevención del Abuso Infantil en abril de 2008, y ha sido una defensora de la Asociación Estadounidense del Corazón (American Heart Association).Su profunda preocupación por los problemas que afectan a las mujeres y los niños continúa mientras se centra como Primera Dama en el desafío del ciberacoso entre nuestros jóvenes.

Señoras y señores, únanse a mí para dar la bienvenida a la Primera Dama de Estados Unidos, Sra. Melania Trump. (Aplausos.)

(Comentarios de la Primera Dama Melania Trump.)

SUBSECRETARIO SHANNON: Muchas gracias por sus inspiradoras palabras y, una vez más, gracias por honrarnos con su presencia aquí hoy. Como señaló la Primera Dama, la valentía toma muchas formas. Este año nos complace reconocer a 13 mujeres extraordinarias que demuestran valentía en cuatro áreas fundamentales: exponer y oponerse a la violencia de género, hacer frente a los terroristas, combatir la corrupción, promover la justicia y los derechos humanos para todos. Doce de ellas están aquí hoy. Llamaremos a cada una aquí al podio, junto a la Primera Dama, para recibir su premio y luego tendremos la oportunidad de escuchar a algunas de las premiadas.

La primera galardonada es Sharmin Akter de Bangladesh. Sharmin, quien recientemente cumplió 17 años, desafió la intensa presión de la familia para casarse con un hombre décadas mayor que ella cuando tenía 15 años, a pesar de que existe una ley en Bangladesh que prohíbe el matrimonio a edad temprana y forzado. Sharmin se mantuvo firme y presentó cargos contra su propia familia, y obtuvo el apoyo de un periodista de un periódico que ayudó a exponer el caso, y ella ganó el derecho de continuar con su educación. Al defender sus derechos, establece un precedente para otras niñas y para que sus familias inviertan en sus hijas e imaginen un nuevo futuro de oportunidades para ellas.

Sharmin está siendo honrada por su excepcional coraje y perseverancia para romper el silencio alrededor del matrimonio a edad temprana y forzado y por ser un modelo a seguir para otras niñas que sufren innecesariamente de esta práctica perjudicial. Sharmin. (Aplausos.)

Nuestra próxima galardonada es Arlette Contreras Bautista del Perú, sobreviviente de abuso y violencia. El ataque que recibió por parte de un concejal de la ciudad que tenía muy buenas conexiones, fue filmado y difundido a través de las redes sociales y la televisión. Arlette convirtió su propia tragedia personal en una causa nacional para la defensa. Cuando su agresor fue sentenciado a una condena suspendida de un año, Arlette habló y se dedicó a trabajar con otras víctimas de la violencia, lo que finalmente la llevó a lanzar un movimiento comunitario llamado Not One Woman Less (Ni Una Menos), para aumentar la concienciación sobre la violencia de género.

Arlette está siendo honrada por su intrépido activismo en favor de los sobrevivientes de la violencia de género y por exigir al gobierno y al poder judicial que responsabilicen a los perpetradores. Gracias. (Aplausos.)

Nuestra próxima homenajeada es Malebogo Molefhe de Botswana, un hermoso país. Ex jugadora de baloncesto nacional que tenía toda la vida por delante, Malebogo fue brutalmente agredida por un ex novio, escapó de la muerte y ahora usa una silla de ruedas debido a las lesiones que sufrió. Malebogo ha dedicado su vida a enseñar a otras chicas a combatir los estereotipos de género perjudiciales y el abuso doméstico.

Malebogo está siendo honrada por su tenacidad, fuerza y resistencia para ayudar a otras mujeres y niñas a superar el flagelo de la violencia doméstica, especialmente aquellas que se han convertido en discapacitadas como resultado de tal abuso. (Aplausos.)

Nuestra siguiente homenajeada es Natalia Ponce de León de Colombia. En la supervivencia de un ataque con ácido sulfúrico por parte de un acosador, Natalia se sometió a múltiples operaciones para tratar las quemaduras de su rostro y cuerpo. Ella llama a su recuperación un renacimiento, que la llevó a comenzar su propia fundación para ayudar a otros sobrevivientes del ataque con ácido. Como resultado de su liderazgo, el Congreso colombiano aprobó la Ley Natalia Ponce de León en enero de 2016.

Natalia está siendo honrada por su incesante búsqueda de la justicia contra los ataques con ácido y su lucha por la promoción de una ley para responsabilizar a los perpetradores. Natalia. (Aplausos.)

Nuestra próxima homenajeada es Jannat Al Ghezi de Irak. Después de sobrevivir al abuso doméstico, la familia tribal de Jannat amenazó su vida. Ahora dedica su vida a proteger a otras mujeres de la violencia. Ha promovido la causa de la Organización de la Libertad de la Mujer en Irak de proveer refugio, protección, capacitación y servicios legales para las mujeres, incluyendo aquellas que han sufrido la brutalidad a manos de ISIS.

Jannat está siendo reconocida por trabajar desinteresadamente en favor de las mujeres sobrevivientes del abuso, por contar valientemente su historia con gran riesgo para su seguridad personal y por proporcionar refugio, educación y oportunidades para que las mujeres recuperen sus vidas de la amenaza de la violencia y del extremismo. Jannat. (Aplausos.)

Nuestra siguiente homenajeada es la Mayor Aichatou Issaka Ousmane de Níger. Soldado, madre y personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, la Mayor Ousmane de Níger ejemplifica lo que significa para una mujer servir en el frente del conflicto y la consolidación de la paz. Ella no sólo ha ayudado a las personas a lidiar con el trauma causado por el conflicto y la amenaza del extremismo violento, incluyendo a Boko Haram; también entiende la profunda necesidad de servicios sociales para allanar el camino a la recuperación de las familias afectadas por la guerra y los conflictos.

La Mayor Ousmane está siendo homenajeada por su constante devoción a curar a los heridos por el conflicto y el terrorismo, por exigir servicios sociales para aquellos abandonados a sufrir las consecuencias de la guerra con el fin de evitar mayor extremismo violento. Mayor Ousmane. (Aplausos.)

Nuestra siguiente homenajeada es Verónica Simogun de Papúa Nueva Guinea. Fundadora de la Asociación de la Familia para el Cambio y defensora de mujeres y niñas en Papúa Nueva Guinea, Verónica vive y trabaja en un país donde dos tercios de las mujeres y niñas han sido víctimas de abusos físicos y sexuales debido a su sexo. A pesar de enfrentarse a amenazas de muerte por su trabajo con las sobrevivientes, Verónica se ha dedicado a ayudar a los demás y a establecer relaciones con las fuerzas del orden locales y hombres y niños para anular las normas culturales que privan a las mujeres y niñas de su estatus y derechos básicos.

Verónica está siendo homenajeada por su incesante dedicación a proteger a las víctimas de la violencia y a las mujeres y niños vulnerables y a la búsqueda de compañeros de apoyo en hombres y niños para convertir a su país en una sociedad libre de violencia. Verónica. (Aplausos.)

Nuestra siguiente homenajeada es Rebecca Kabugho, de la República Democrática del Congo. Sometida a represión, arrestos y meses de prisión por su activismo político y decir lo que piensa, Rebecca fue, a los 22 años, definida como una de las más jóvenes prisioneras de conciencia del mundo. Rebecca desempeñó un papel clave en una serie de manifestaciones pacíficas y no violentas en las que exigía al Gobierno congoleño celebrar elecciones creíbles en 2016, como lo exige la Constitución congoleña. Tras su liberación en 2016, surgió como una voz que exigía una reforma democrática y un cambio social.

Rebecca está siendo homenajeada por su liderazgo visionario, su compromiso de introducir un cambio positivo a través de la no violencia y por su trabajo para mejorar las vidas de los desfavorecidos de su país. Rebecca. (Aplausos.)

Nuestra siguiente homenajeada es Sandya Eknelygoda de Sri Lanka. Cuando su marido, conocido caricaturista político y periodista, desapareció en enero de 2010, Sandya decidió buscar la verdad sobre su destino. Se presentó en el tribunal más de 80 veces ante los jueces obstruccionistas y las autoridades. Sandya se ha convertido en un símbolo para los miles de personas que han sufrido la pérdida de familiares desaparecidos durante la guerra civil de 27 años y las insurrecciones anteriores.

Sandya está siendo homenajeada por su incesante búsqueda de la verdad sobre aquellos que han desaparecido durante el conflicto, responsabilizando al gobierno y trayendo esperanza a otros que sufren un destino similar. Sandya. (Aplausos.)

Nuestra siguiente homenajeada es Saadet Ozkan de Turquía. Como maestra de escuela primaria, Saadet tomó el paso inusual y audaz de exponer el abuso sexual de niños por parte del director de una pequeña escuela de pueblo. Incluso después de sufrir un accidente automovilístico debilitante que la dejó incapacitada durante meses, se negó a retractarse de sus afirmaciones, a pesar de la presión de las autoridades y las amenazas de otros maestros.

Saadet está siendo homenajeada por su determinación inquebrantable de descubrir generaciones de abuso sexual de niños en edad escolar, particularmente de niñas, y por su integridad en la búsqueda de la justicia frente a la presión y apatía del gobierno. Saadet. (Aplausos.)

Nuestra siguiente homenajeada es la Hermana Carolin Tahhan de Siria. La Hermana Carolin, religiosa católica que trabaja en Damasco, está siendo reconocida por su labor de alcance y servicio a la comunidad de refugiados, a los desplazados internos y a los niños. Poniendo su propia vida en riesgo, la Hermana Carolin se ha convertido en un faro de esperanza tanto para los musulmanes como para los cristianos. Además de dirigir una guardería y proporcionar un ambiente seguro para los niños traumatizados, también dirige un taller de sastrería para proporcionar habilidades laborales a las mujeres desplazadas vulnerables.

La Hermana Carolin está siendo homenajeada por su perseverancia en servir a los afectados por el conflicto sirio y por su voluntad de salvaguardar y empoderar a los más vulnerables, incluidos los niños, los refugiados y las mujeres desplazadas. Hermana Carolin. (Aplausos.)

Nuestra siguiente homenajeada es Fadia Thabet, de Yemen. Agente de protección de menores y denunciante de las violaciones de los derechos humanos en el sur de Yemen durante los recientes conflictos, Fadia arriesgó su vida para proteger a los niños de la región contra Al Qaeda y las milicias Houthi. Sus actos de coraje disuadieron a los jóvenes de unirse a grupos terroristas y milicias. Expuso a la rama yemení de Al Qaeda, Ansar al-Sharia, como reclutador de niños soldados, y también documentó violaciones de derechos humanos por parte de otros grupos armados para las Naciones Unidas.

Fadia está siendo homenajeada por poner en peligro su propia vida para proteger a los niños de ser reclutados por grupos terroristas y milicias y por su valentía al exponer las violaciones de derechos humanos y crímenes cometidos por varios grupos armados. Fadia. (Aplausos.)

Y por último, homenajeamos a una mujer que no puede estar hoy aquí, Nguyen Ngoc Nhu Quynh de Vietnam. Detractora de la injusticia y de las violaciones de los derechos humanos, blogger y activista por Internet, Nguyen ha estado recluida en régimen de incomunicación en un centro de detención desde octubre tras exponer un vertedero de desechos tóxicos, uno de los peores desastres ambientales en la historia de Vietnam. Aunque Nguyen no puede unirse a sus compañeras mujeres de coraje en esta ceremonia, la admiramos por negarse a ser silenciada y por su defensa de la libertad de expresión.

Nguyen está siendo homenajeada por su resolución de exponer las injusticias y la corrupción y usar su voz para defender la protección de los derechos y libertades de las personas. (Aplausos.)

Ahora tengo el placer y el honor de presentar a dos de nuestras Mujeres de Coraje Internacionales que harán comentarios en nombre del grupo. Me gustaría que se acercaran al podio Malebogo Molefhe de Botswana y Natalia Ponce de León de Colombia. (Aplausos.)

SRA. MOLEFHE: Primera Dama Melania Trump, distinguidos invitados, damas y caballeros, buenos días. Hoy, para mí, marca el pináculo de la historia de éxito de cada mujer. Me siento muy honrada de hablar en nombre de las premiadas fenomenales. A menudo, trabajamos desinteresadamente, nos sacrificamos para que otros puedan aprender de nosotros. Nos permitimos ser valientes a pesar del ridículo, los juicios y el prejuicio social. Este momento es para todos los que me han apoyado, lo más importante, mi familia y mis amigos, y -(aplausos)- y para las mujeres valientes que no se han detenido ante nada para efectuar el cambio.

Como superviviente de la violencia de género y también como mujer que vive con una discapacidad, resultado de un ataque brutal, me siento orgullosa de saber que no perdí mi fuerza y que sigo utilizando mi historia para inspirar a otras mujeres y para que aprendan de mí, y de participar en el cambio -en ayudar a cambiar las vidas de otras personas que pueden estar pasando por una situación difícil en sus vidas y no saben cómo salir.

Permítame, por favor, dar las gracias a los organizadores de este evento por reconocer a las mujeres que han causado una impresión impactante y continúan haciendo una contribución contundente en sus sociedades y ayudan a moldear las vidas de otras mujeres y a cambiar las brutales percepciones del mundo. Gracias. (Aplausos.)

SRA. PONCE DE LEÓN: Hola a todos. Nunca hubiera soñado que tendría el honor de hablarles hoy. Y aún menos, no me habría imaginado que para estar aquí hoy, primero tendría que pasar por una pesadilla, y más tarde, un renacimiento.

Hace casi tres años, estaba en la casa de mi madre, y recibí una llamada. Supuestamente, mi ex novio había dejado algo para mí en la puerta. No presté mucha atención, y cuando fui a sacar la basura, me sorprendió un hombre con una capucha que me atacó con un litro de ácido sulfúrico. Sentí que me ardía la piel, mis ropas se desgarraban por el producto químico y empecé a perder la vista. Cuando llegué al hospital, el 37 por ciento de mi cuerpo estaba quemado y también toda mi cara. Mis médicos no estaban seguros de qué porcentaje de mi cuerpo interno estaba afectado. Podría quedar ciega o tener un trauma muscular durante toda la vida. Fue un tiempo de duda e incertidumbre.

Hoy, doy las gracias a mi médico por ser mi ángel de la guarda y por todo lo que me ha enseñado. Durante mi recuperación, comprendí que tenía dos opciones: la manera fácil, podía quedarme acostada en la cama, llenándome de odio y de cólera; o la manera difícil, plantarme sobre los pies con firmeza y convertir todas estas tragedias en algo más grande. Y eso hice.

Hace dos días, se cumplieron tres años desde el día del ataque. Terminé una vida que había planeado y comencé una diferente. Creo que después de un largo proceso, puedo asegurarles que en marzo, el 27 de marzo, morí y renací de las cenizas. Asombrosamente, comencé una vida mejor, una vida con una misión, una vida dedicada a un propósito más grande.

Mi ataque no fue el único, y empecé a contactar con otras víctimas de ataques con ácido. Hablar con otras víctimas fue un alivio y un dolor al mismo tiempo. Vivía otra vez lo que me pasó. Requirió mucha fuerza. No habría logrado lo que hice en tres años sin esa fuerza. Tuve que hacer un esfuerzo mental para entender que el dolor y el sufrimiento eran algo trascendente. El coraje es sólo una palabra si no se tiene la fuerza para lograrlo. Nuestros objetivos, pequeños o grandes – son algo subjetivo. Mi mayor objetivo al principio era levantarme de la cama, como todos los demás. Hoy mi mayor objetivo es crear una unidad de quemados para los hospitales de Colombia. La herramienta más poderosa que tenemos es nuestra mente y su fuerza. Nos da la oportunidad de pretender más y llegar más alto.

Ninguno de nuestros objetivos, ni el mío (inaudible) se habría logrado sin constancia. Para mí, la constancia es una cualidad que sigue siendo invalorable, sin importar nuestras circunstancias. Requiere mantenerse firme en el camino. Constancia, mantenida a lo largo de 30 cirugías, cinco masajes al día, sin importar lo doloroso que causaba, y el uso constante de una máscara para permitir que mi piel volviera al sitio donde debía de estar.

No soy un ser humano perfecto. Sinceramente, ninguno de nosotros lo es. Pero lo maravilloso de ser un ser humano radica en la capacidad de resiliencia y de seguir adelante. Para ello, es importante dejar atrás el pasado. El perdón es lo que me hizo levantarme y aceptarme, aceptar mi destino, y seguir adelante. Perdono a aquellos que me hicieron daño. Me perdono por haberme hecho daño yo misma. Eso me fortaleció y me dio confianza. El perdón y la creencia es la herramienta para seguir adelante. Cuando avanzas, sabes hacia dónde te diriges, pero no sabes dónde terminarás.

Creé una fundación para ayudar a las víctimas de ataques como el mío – como el mío. Posteriormente, el gobierno colombiano aprobó una ley con penas más severas – condenas severas por ataques con ácido. Hoy, trabajo duro para dar a mi país la capacidad de responder a estos ataques, ayudar a los sobrevivientes y crear más unidades de quemados en Colombia. Lo que sucederá después, lo desconozco. Pero confío en que, con la fuerza, la constancia y el perdón, acabaremos con este horror.

Mi mensaje para ustedes hoy es tomar esas tres palabras, hacerlas suyas. Úsenlas en cualquier orden en el que estén dispuestos a usarlas. El orden no afectará al producto, porque el resultado será un ser humano que usará lo que tiene para ayudar a otros con el fin de hacer que nuestra sociedad sea mejor.

Como mujer, me siento conmovida por otras sobrevivientes de estos ataques. Además, me siento conmovida de ver, como mujer, que hemos desarrollado nuestro sentido de la resiliencia a su máximo. En muchos campos, las mujeres ayudan a sus comunidades a mejorar su nivel de vida. Es nuestra tarea honrar lo que otros han logrado para nosotros, reconocer la posición privilegiada en la que estamos. Ahora vivimos en un mundo con derechos para todos, porque otros han abierto este camino para nosotros con sus propios sudores.

Sólo nos queda abrir el camino futuro, tener el coraje de que, no importa cuán difícil sea la situación, podemos llegar a más. Esto no es sólo mi lucha; es la lucha de todos, porque mañana esta podría ser la historia de su hijo, la historia de su hija o su propia historia. Es nuestra tarea mantener el futuro brillante.

A todas mis compañeras aquí hoy, a quienes homenajeamos aquí hoy, las saludo – os saludo por vuestra resistencia y vuestra valentía. Muchas gracias. (Aplausos.)

SUBSECRETARIO SHANNON: Dos increíbles declaraciones de dos mujeres increíbles. No hay nada más que decir – (risas) – excepto agradecer a todos por su presencia aquí hoy. Tenemos una multitud de pie. Esto demuestra la importancia de este tema aquí en Washington, aquí en Estados Unidos, y para este Gobierno y para el pueblo estadounidense. Así que estamos muy agradecidos por su presencia aquí hoy. Una vez más, estamos agradecidos por la presencia de la Primera Dama. Señora, una vez más, nos ha honrado. Gracias. (Aplausos.)

Y a las Mujeres Internacionales de Coraje 2017 galardonadas, gracias a todas por lo que han hecho y por todo lo que seguirán haciendo. Gracias por su valentía y su compromiso. Les homenajeamos y homenajeamos su trabajo. (Aplausos.)

Tuvimos la oportunidad de tomar una foto con estas mujeres increíbles, pero no tuvimos la oportunidad de tomar una foto con ellas sosteniendo sus premios. Por lo que si no les importa, me gustaría pedirles que esperen un momento mientras las reunimos aquí y tomamos una fotografía con la Primera Dama. Pero de nuevo, muchas gracias a todos por estar aquí hoy. (Aplausos.)