Secretario Michael R. Pompeo durante sesión plenaria de apertura de la Tercera Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo

Secretario de Estado, Michael R. Pompeo
Bogotá, Colombia
Escuela de Cadetes de Policía General Santander

SECRETARIO POMPEO: Buenos días. Buenos días a todos. Gracias a los colombianos por organizar con tanta cordialidad este evento. Me resultó sumamente alentador ver cómo hemos expandido nuestro enfoque regional sobre terrorismo desde que nos reunimos en julio. La firme posición que adoptamos, juntos, fue prueba de que estamos decididos a construir nuevamente un hemisferio de libertad.

El esfuerzo de hoy continúa ese trabajo. Es muy oportuno que hoy nos reunamos en este sitio. Hace apenas un año, a escasa distancia de donde ahora estamos sentados, terroristas del ELN llevaron a cabo un ataque mortífero en el predio de esta academia de policía, en el que murieron y resultaron heridos decenas de cadetes que tenían un futuro prometedor. La ceremonia que acabamos de realizar con los familiares de las víctimas fue muy conmovedora y nos recuerda a todos sobre el trabajo que tenemos por delante.

Caló hondo en mí, al igual que lo hizo en Colombia. Varias de las víctimas asistían a la academia con becas otorgadas por Estados Unidos. En nombre del pueblo estadounidense, deseo expresar mis condolencias a las víctimas y sus seres queridos.

El atentado puso de manifiesto que el terrorismo no discrimina por nacionalidad. Esto no le importa, y amenaza a todos. El ELN mató e hirió a cadetes de Colombia, Ecuador y Panamá. Debemos seguir combatiendo el terrorismo en todos los sitios donde se asome.

Y no nos referimos únicamente a las personas que detonan bombas o que aprietan el gatillo. Me refiero también a las redes que facilitan esos actos. Por ejemplo, consideren el régimen de Maduro, que ha acogido a quienes apoyan a grupos terroristas como el ELN y disidentes de las FARC, que han contribuido a la agudización de la violencia y el tráfico ilegal en el país. Estos grupos deben dejar las armas y el régimen de Maduro debe rendir cuentas por haberlos apoyado.

Quiero agradecer a todos aquellos en la región que han apoyado a Juan Guaidó, a la Asamblea Nacional y al pueblo venezolano en su esfuerzo por restablecer la democracia y la prosperidad en su país. También todos sabemos que Hezbolá, el máximo actor terrorista representante del régimen iraní, ha encontrado refugio seguro en Venezuela con Maduro. Esto es inadmisible.

Desde que nos reunimos por última vez, Estados Unidos ha hecho su parte para eliminar a los representantes de Irán. Eliminamos a Qasem Soleimani, y fortalecimos nuestra campaña de máxima presión consistente en sanciones económicas, aislamiento diplomático y disuasión estratégica. Estados Unidos considera alentador que otras naciones hayan enfrentado a Hezbolá y otras organizaciones terroristas.

Cuando nos reunimos en julio, Argentina estableció su régimen interno de designaciones terroristas y lo utilizó para sancionar a Hezbolá. Nuestros aliados paraguayos también establecieron un régimen de designaciones y sancionaron a Hezbolá, ISIS y también Al-Qaeda. Y apenas en las últimas semanas, Honduras ha anunciado que declara a Hezbolá como organización terrorista, y el nuevo gobierno en Guatemala ha expresado su intención de hacer lo mismo. El procesamiento en Perú del presunto agente de Hezbolá, Mohammed Hamdar, sigue en curso en este momento.

El año pasado, 2019, el gobierno de Argentina inmovilizó los activos financieros de 14 personas pertenecientes al clan Barakat. La policía federal brasileña detuvo a su líder, Assad Ahmad Barakat, con motivos más que válidos. Hoy Estados Unidos de América celebra que, según nos lo acaba de informar el presidente Duque, nuestro amigo y aliado Colombia declara a Hezbolá como organización terrorista. Espero que otras naciones adopten medidas similares para combatir a esta organización y a otros grupos terroristas imponiendo designaciones, impidiendo que se financie el terrorismo y presentando cargos contra presuntos agentes.

Por último, hay algunas medidas más que deberíamos adoptar para contrarrestar las actividades terroristas. Debemos atenernos a los compromisos de alto nivel expresados en el último encuentro ministerial de intensificar nuestras acciones para impedir que los terroristas reciban financiamiento y puedan viajar, además de cumplir nuestras obligaciones en el marco del Consejo de Seguridad de la ONU sobre esas mismas cuestiones.

Instamos a todos nuestros vecinos a adoptar marcos jurídicos que les permitan imponer sanciones a los terroristas. Y debemos incrementar el intercambio de información entre nuestras agencias de inteligencia y de aplicación de la ley, como así también trabajar en colaboración para asegurar una mayor transparencia y eficacia de nuestras instituciones responsables de combatir el terrorismo. Y debemos movilizar a otras naciones del hemisferio para que acompañen a las más de 20 que estamos presentes hoy aquí.

Neutralizar a los terroristas es una de las máximas prioridades de seguridad nacional del presidente Trump. Estados Unidos está dispuesto a asociarse con cada uno de sus países, de todas las formas posibles. Debemos distribuir la carga de esta responsabilidad. Propongo que trabajemos en este programa para que podamos, efectivamente, tener un hemisferio de libertad.

Muchas gracias, señora ministra de Relaciones Exteriores.

###

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.