Secretario de Estado, Michael R. Pompeo, y presidente de Colombia, Iván Duque, en sesión con la prensa

Declaraciones

Secretario de Estado, Michael R. Pompeo
Escuela de Cadetes de Policía General Santander
Bogotá, Colombia
20 de enero de 2020

PRESIDENTE DUQUE: (En español).

SECRETARIO POMPEO: Gracias, presidente Duque. Un placer verlo de nuevo. Buenos días a todos. En Estados Unidos, hoy se conmemora a Martin Luther King. Es una fecha positiva de reconocimiento a este extraordinario líder estadounidense.

Antes de ofrecer un resumen de mi reunión con el Presidente, quisiera hablar sobre la trágica pérdida sufrida por la Misión en Colombia y la totalidad del equipo del Departamento de Estado este fin de semana pasado. Como tal vez ya saben, uno de los miembros de nuestro equipo, un estadounidense, se encuentra desaparecido y se presume que habría fallecido en un accidente náutico ocurrido el sábado. Si bien hemos informado a sus familiares directos, no divulgamos ahora el nombre de la víctima por motivos de privacidad. Otros funcionarios del gobierno —algunos asignados a Colombia y otros que estaban de visita— también fueron rescatados en el lugar del accidente. Algunos sufrieron heridas leves, y uno de ellos debió ser trasladado en avión a Estados Unidos ayer para recibir atención.

Quisiera agradecer al presidente Duque —a usted, a su equipo y a su gobierno—, y también a los ciudadanos de Colombia, por la excepcional asistencia que brindaron durante los operativos de rescate. También a todos los integrantes de mi equipo en el Departamento de Estado; Susan y yo los acompañamos en este difícil momento. Tienen mi palabra de que el Departamento hará todo lo que esté a su alcance para consolar y apoyar a quienes han sufrido como resultado de esta pérdida devastadora.

Volviendo a mi reunión con el presidente Duque, es siempre un honor venir aquí a Colombia y visitar a los queridos amigos de Estados Unidos de América. Es muy positivo estar aquí a comienzos del año. Como lo señaló el presidente Duque, he estado en muchas ocasiones en Colombia. Esta es, de hecho, mi novena visita a la región. Esta región es el hogar que compartimos. Lo que ocurre aquí en Colombia nos afecta a todos en Estados Unidos. Como lo he señalado reiteradamente, y por última vez en la OEA hace apenas unos días, me complace ver que la cooperación entre las naciones democráticas de Hemisferio Occidental esté atravesando un momento tan auspicioso. Los ciudadanos rechazan el autoritarismo y expresan su apoyo a la libertad, y esa es una señal buena para todos. Aspiramos a tener un hemisferio de libertad.

La amistad de larga data entre Estados Unidos y Colombia ha sido clave para esta visión democrática y su evolución en los últimos años. El presidente Duque y yo hablamos sobre nuestro compromiso, la ratificación de nuestro compromiso y nuestros valores compartidos. Como tema prioritario se habló de la inmensa crisis humanitaria en Venezuela causada por Nicolás Maduro y su régimen. Pude ver de primera mano las consecuencias devastadoras de lo que provocó Maduro cuando viajé a Cúcuta hace algunos meses. El mundo debe seguir apoyando los esfuerzos del pueblo venezolano para restablecer su democracia y poner fin a la tiranía de Maduro, que perjudica a millones de venezolanos y afecta a Colombia, así como a la región entera. Estados Unidos agradece la generosidad del pueblo colombiano. Su denodado esfuerzo para atender a los 1,6 millones de refugiados es verdaderamente notable y se diferencia drásticamente del padecimiento infligido por Maduro.

También me enorgullece lo que juntos logramos el año pasado en la Asamblea General de la ONU en Nueva York. En el marco del Tratado de Río, aunamos esfuerzos con 13 países para intercambiar información y aplicar sanciones a miembros actuales y exmiembros del régimen y sus familiares. Estados Unidos y Colombia seguirán trabajando con esos países en forma bilateral para ayudar al pueblo venezolano a restablecer la democracia.

Pasando a cuestiones de seguridad, uno de los objetivos primordiales de este viaje es seguir mejorando el eficaz trabajo contra el terrorismo en el hemisferio que impulsamos en Buenos Aires en julio pasado. Lo volveremos a hacer con nuestra reunión ministerial aquí en breve esta misma mañana. Esta cooperación multilateral, en gran medida orientada a contrarrestar la actividad financiera de grupos representantes iraníes, habría sido improbable hace apenas unos años. El papel activo de Colombia refleja su colaboración a largo plazo en materia de seguridad, y valoramos inmensamente su compromiso ejemplar de combatir todas las formas de terrorismo, que beneficia a todos en la región.

Además, para hacer esto Colombia ha asumido un gran costo. En breve, asistiré a la ceremonia de homenaje a los 22 cadetes de policía asesinados y a las decenas de heridos como resultado de las acciones de terroristas del ELN hace poco más de un año. El presidente Duque y yo sabemos que esas pérdidas, ese sufrimiento, no han sido en vano.

También nuestras conversaciones reafirmaron nuestra determinación común de seguir combatiendo el narcotráfico y otras formas de delincuencia organizada. Como resultado de los agresivos esfuerzos contra el narcotráfico del presidente Trump y el presidente Duque, el gobierno de Duque ha conseguido revertir niveles récord de cultivo de coca y producción de cocaína. Todavía queda mucho trabajo por delante, y seguiremos avanzando en este plano. Sé que podemos hacerlo.

Y por último, quisiera mencionar que Colombia es un abanderado en este hemisferio de libertad. A través de nuestro compromiso compartido con la gobernanza democrática, el Estado de derecho y el respeto de los derechos humanos, celebramos que el año pasado el Gobierno colombiano haya respondido a las protestas con profesionalismo, una adecuada planificación, respeto de la dignidad y la decencia de las personas y llamados a un diálogo nacional. Estados Unidos valora esta importante amistad. Seguiremos dándole prioridad a este lazo y a nuestras relaciones aquí en la región, y seguiremos entablando alianzas para lograr ese hemisferio de libertad.

Gracias, Sr. Presidente, por acompañarme esta mañana.

PRESIDENTE DUQUE: (En español).

(Mediante intérprete) Muchas gracias. Muchas gracias, estimado secretario Pompeo. Quiero también en primer lugar expresar nuestra solidaridad y nuestras condolencias. Nuestra solidaridad por el incidente que se produjo este fin de semana, un accidente en el que se vieron afectados algunos ciudadanos norteamericanos y por supuesto expresar también nuestras condolencias por lo que ha sido una búsqueda de varios días de uno de los funcionarios de la embajada.

Como usted sabe, tenemos los equipos de la Armada Nacional y todos los equipos locales, los equipos de guardacostas, haciendo toda la investigación posible y pudiendo llegar a resultados fructíferos en términos de encontrar el cuerpo de la persona que no ha sido encontrado hasta hoy. Usted sabe, secretario Pompeo, aquí hay solidaridad compartida y el pueblo colombiano lamenta este incidente.

En segundo lugar, quiero agradecerle su visita a Colombia y quiero agradecerle su visita a esta escuela, a la Escuela General Santander. A este centro de formación de cadetes de la Policía Nacional, hombres y mujeres jóvenes que han tomado siempre la decisión del camino del bien, de servirle a la comunidad, de servirle al pueblo, de estar dispuestos a dar su vida si es necesario por el prójimo.

Su visita hoy la recibimos también como un homenaje a esos 22 ángeles que fueron asesinados cruelmente por el terrorismo, pero que desde el cielo acompañan a nuestro país y claman para que se construya no solamente en Colombia, sino en otros lugares, el concepto de paz, legalidad, donde haya imperio de la ley, para sancionar ejemplarmente a quienes acuden a estas prácticas deleznables. Le agradezco su participación en esa ofrenda floral. Y creo que este encuentro hemisférico, de lucha contra el terrorismo, es muy importante. Es importante porque son muchos los países de América Latina que estarán presentes hoy, que continúan con los esfuerzos que se iniciaron no solamente en Buenos Aires y en Santiago en la preparatoria sino en la propia ciudad de Washington, para que tengamos la mejor coordinación posible, para enfrentar este flagelo global.

Y de nuevo, también debe ser este un encuentro, Secretario Pompeo, para que los países de América Latina puedan avanzar en la implementación de todos los instrumentos derivados del consejo de seguridad de las Naciones Unidas relacionados con la lucha contra el terrorismo, haciendo un especial hincapié en la Resolución 1373 del año 2001, donde todos condenemos, censuremos, sancionemos y tomemos las acciones necesarias cuando veamos Estados patrocinando, protegiendo o permitiendo que en su territorio se adelanten actividades terroristas.

Creo que en esta conversación que tuvimos esta mañana pudimos compartir preocupaciones del apoyo que la tiranía y la dictadura de Nicolás Maduro le da a grupos terroristas en su territorio. Y sobre ello me referiré en la conferencia. Pero creo que esta reunión, que también tiene países miembros del TIAR, sirve para elevar esas denuncias y elevar esas sanciones. Y que la cooperación internacional para enfrentar el flagelo del terrorismo sea cada vez más estricta.

Quiero también expresarle al Secretario Pompeo nuestro agradecimiento por la visita que tuvimos la semana pasada del Dr. Adam Boehler, quien le reporta a usted. Y está dirigiendo ahora el nuevo instrumento financiero para el desarrollo que ha sido una evolución de lo que antes era OPIC. Su visita a Colombia fue muy importante, porque ahí quedó claro que hay una agenda de apoyo por parte de los Estados Unidos a los planes de desarrollo con enfoque territorial, y a la construcción de la paz con legalidad, llevando herramientas financieras y de desarrollo para mejorar la provisión de bienes públicos en las regiones que han sido altamente golpeadas por la violencia y por la pobreza. Creo que ese esfuerzo que se materializó la semana pasada con ese importante anuncio para los próximos años reafirma que nosotros estaremos en la región con seguridad y justicia, pero al mismo tiempo con la provisión de bienes públicos. Agradecemos muchísimos ese apoyo.

Quiero también expresar, usted lo ha dicho, que el trabajo en la lucha contra las drogas se mantiene. Es integral, responde a una política de gobierno y a una política de Estado donde se combinan una multiplicidad de herramientas. Pero claramente podemos decir que en el año 2019 Colombia llegó a cifras récord de erradicación manual, y llegó a cifras récord de incautaciones, y llegó a cifras récord de destrucción de laboratorios y de capacidades para esas estructuras criminales. También en el año 2019 avanzamos en programas de desarrollo en regiones que han sido golpeadas por este flagelo. Falta mucho pero necesitamos todos los días mejorar nuestras capacidades. Y creo que esta alianza de corresponsabilidad, de co-obligación debe seguirse manteniendo para enfrentar uno de los flagelos más grandes para nuestras sociedades.

Quiero también, Secretario Pompeo, hacer una referencia a lo que es la atención humanitaria de los migrantes venezolanos en Colombia. El apoyo de los EE. UU. ha sido importante. Necesitamos movilizar también más recursos de la comunidad internacional para atender a la población migrante, particularmente la que está llegando a nuestro país buscando atención médica o vacunación porque ya no la encuentra en territorio venezolano. Necesitamos también movilizar más esfuerzos de la comunidad internacional para atender problemas de desnutrición de niños que llegan a nuestro país. Por eso es el interés nuestro en estos días seguir haciendo ese llamado a otros países para que se unan a esta causa.

Pero quiero agradecer también especialmente lo que ha sido una coordinación para denunciar los efectos perniciosos de la dictadura de Nicolás Maduro en la peor crisis humanitaria y la peor crisis migratoria que haya visto América Latina en su historia reciente. Hoy lo hablábamos, estamos hablando de más de seis millones de personas que han dejado Venezuela en los últimos años. Y Colombia ha recibido 1,6 millones de migrantes y sabemos la presión fiscal, social y económica que esto genera. Pero tenemos claro que la única manera que eso se pueda resolver es cuando empieza una transición creíble en Venezuela. Y de ahí la importancia en lo que usted y yo conversamos hoy y que hemos hecho público en los últimos días: el llamado urgente a que se adelanten elecciones libres y creíbles en Venezuela. Y que esas elecciones libres y creíbles tengan también la activación de un plan de recuperación económica y que ahí llegue la confluencia de la comunidad internacional.

En eso nos seguimos manteniendo, secretario Pompeo, y haremos ese llamado en todas las instancias regionales. Y quiero también expresar que los avances que hemos tenido en el TIAR para denunciar los atropellos y la connivencia de la dictadura de Venezuela con estructuras criminales deben conducir a que la presión por esa transición política sea la más rápida posible.

Reitero que esos temas que hemos abordado hoy son de carácter bilateral, de carácter hemisférico. Pero quiero cerrar diciendo lo siguiente: este encuentro que tenemos hoy donde hablamos de la agenda binacional reafirma el compromiso de dos países para fortalecer su comercio, su inversión, su trabajo mancomunado por la seguridad, por la lucha contra el terrorismo y la lucha contra el narcotráfico. Colombia y los Estados Unidos han tenido una alianza histórica y se mantendrá y se fortalecerá. Y hoy también la afianzamos por la defensa de la libertad en un país como la hermana república de Venezuela.

Muchas gracias, secretario Pompeo. Y de nuevo mi solidaridad con ustedes por los sucesos de los últimos días. Gracias. (Aplausos).

###

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.