Programa de Educación – Nodo Caribe – del Proyecto Cacao para la Paz

Noviembre 21, 2016.

En días pasados la Embajada de Estados Unidos representada por Philip Laidlaw, Ministro Consejero, celebró la culminación del programa de Educación del Proyecto Cacao para la Paz en la ciudad de Santa Marta.  Durante una ceremonia en el parque Tayrona se dio reconocimiento a productores y capacitadores quienes durante una semana se entrenaron en el municipio de San Vicente de Chucurí en Santander, primer departamento productor de Cacao en Colombia. La capacitación recibida contó con la cooperación y el apoyo técnico de FEDECACAO, de UNODC, de diferentes organizaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, de voluntarios de los Cuerpos de Paz y de la Universidad Estatal de Pensilvania (Estados Unidos).

Durante el evento el Ministro Consejero afirmó: “Doy mis más sinceras felicidades a todos los que se gradúan hoy y en nombre de la Embajada de los Estados Unidos, quiero agradecer su compromiso, pasión, dedicación y servicio. Que el proyecto Cacao para la Paz ayude a fomentar la paz justa y duradera que ustedes tanto merecen”.

El Proyecto Cacao para la Paz, con la participación de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), tiene como propósito fortalecer las instituciones agrícolas clave de la cadena de valor cacao-chocolate mediante investigación cooperativa, asistencia técnica y educación. La visión de Cacao para la Paz consiste en mejorar el bienestar rural a través del desarrollo agrícola incluyente, sostenible, y que produzca un impacto positivo en el ingreso del productor, oportunidades económicas, estabilidad y paz. Cacao para la Paz ha creado un Programa Educativo que consiste de tres componentes: El primero es la formación de profesionales de alto nivel para que obtengan títulos de posgrado como maestría y doctorados en los Estados Unidos. Este programa se desarrolla en alianza con Fulbright, algunas Universidades Land Grant y muy pronto con Colfuturo. El segundo componente es capacitación para profesionales colombianos a través de las becas Borlaug y Cochran, para desarrollar investigaciones y pasantías técnicas en Estados Unidos que serán aplicables al cacao colombiano. El tercer componente, reconocido en la ceremonia mencionada, corresponde a capacitación para productores y capacitadores.