Palabras del Subsecretario Adjunto interino, Palmieri, en la Conferencia del Consejo de las Américas: Análisis de las Américas

(SEGÚN PREPARADO)

Buenas tardes. Quisiera agradecer a Susan y Eric, así como al resto del Consejo, por esta oportunidad. Es un honor estar hoy con ustedes en esta 47ª Conferencia de las Américas en Washington.

Durante los casi 50 años en que se ha celebrado esta conferencia, el Consejo ha destacado algo que también nosotros sabemos que es cierto: el hemisferio occidental es y será siempre una de las máximas prioridades para Estados Unidos.

Lazos sólidos y visión compartida

Además de ser una prioridad, es un honor trabajar en este Hemisferio. Aquí, ejercemos la política exterior junto con socios cuyos intereses están directamente vinculados a los nuestros.

Salvo algunas excepciones, hoy somos un hemisferio democrático. Nuestra cooperación refleja los nexos entre nuestras instituciones, nuestras economías, nuestras familias y nuestras culturas.

Más de 50 millones de estadounidenses de ascendencia hispana o caribeña viven en Estados Unidos.

Actualmente hay más hispanoparlantes en Estados Unidos que en España.

Y, como bien saben, en las Américas se encuentran algunos de los mercados más importantes para nuestras empresas.

Contar con economías regionales sólidas y saludables es bueno tanto para los Estados Unidos como para el Hemisferio.

Es por eso que este Gobierno tiene la determinación de ampliar la seguridad y promover el crecimiento económico en la región.

Juntos, con nuestros socios, estamos impulsando una visión compartida: un Hemisferio seguro, democrático y libre; una región donde primen la ley y el orden en nuestras fronteras, donde se erradiquen las redes de delincuencia transnacional y las vías para las actividades ilícitas; y una región donde el terrorismo no pueda afianzarse.

Esta región puede trascender por su paz y prosperidad, y es una región que puede enfrentar unida los desafíos globales, y que así lo hará.

Un mercado clave para las exportaciones estadounidenses

El Departamento de Estado valora la alianza con ustedes a medida que seguimos actuando en este Hemisferio, y el sector privado es una voz y una fuerza crítica que nos ayuda a alcanzar nuestras metas.

América representa un mercado clave para las exportaciones estadounidenses. Afortunadamente para nosotros, Estados Unidos es el socio comercial preferido de la mayoría de los países en el hemisferio occidental.

Casi la mitad de todos los bienes y servicios exportados desde Estados Unidos —por valor de $ 669.000 millones de dólares— van hacia el norte y hacia el sur. Esto equivale a un volumen tres veces superior a lo que exportamos a China, Japón e India juntos.

Con el hemisferio, estamos apoyando las cuatro prioridades comerciales del Presidente: promover la soberanía estadounidense; aplicar las leyes comerciales de los Estados Unidos; usar la solidez económica de los Estados Unidos para ampliar nuestras exportaciones de bienes y servicios; y proteger los derechos de propiedad intelectual estadounidenses.

Estamos revisando los acuerdos comerciales existentes y negociando nuevos acuerdos bilaterales para asegurarnos de que los beneficios para Estados Unidos sean claros.

Más allá del comercio

Sin embargo, nuestro trabajo conjunto va más allá de los acuerdos comerciales.

También estamos ayudando a emprendedores, fomentando la innovación y apoyando la educación.

Estamos ampliando las oportunidades para las mujeres en los negocios. Por ejemplo, el presidente Trump y el primer ministro Trudeau presentaron en febrero pasado el Consejo de Canadá y Estados Unidos para el Progreso de las Mujeres Emprendedoras y Líderes de Empresas.

Estamos estimulando la diversificación energética. Los marcos regulatorios deben ser favorables para los inversionistas. Esto es lo que favorecerá el desarrollo y creará nuevas oportunidades para las compañías energéticas estadounidenses que compiten a nivel global.

Muchos de ustedes probablemente han trabajado con los funcionarios en nuestras embajadas y consulados en la región que están dedicados a estos temas. Han ayudado a innumerables empresas, tal vez incluso a algunos de ustedes, a impulsar los intereses comerciales estadounidenses a través de la promoción comercial y la participación en políticas.

Entendemos que para que ustedes puedan hacer negocios, debemos trabajar para facilitar el comercio legítimo y los viajes entre Estados Unidos y el Hemisferio.

Seguridad

No hay nada más importante para nosotros que la seguridad de los Estados Unidos.

Aspiramos a un hemisferio donde haya una circulación lícita, segura y ordenada de bienes y personas.  Para ello, estamos combatiendo a las redes de delincuencia transnacional y actuando para impedir que ingresen terroristas a los Estados Unidos.

Una vez más, esta es una meta que compartimos con nuestros socios. No podemos hacer esto solos. Juntos, estamos trabajando para contrarrestar la actividad delictiva, fortalecer la aplicación de la ley y el Estado de derecho, y ofrecer alternativas a la delincuencia y las pandillas.

Sé que muchos de ustedes en esta sala han seguido atentamente los acontecimientos en el hemisferio durante años.

Quisiera destacar algunas áreas prioritarias específicas, a fin de mostrar cómo estamos trabajando para promover nuestros objetivos comunes.

Colombia

En el último año, hubo acontecimientos en el hemisferio que muchos no creían que verían durante su vida, como el acuerdo de paz histórico en Colombia que puso fin al conflicto armado de más larga data en la región.

Estamos apoyando a Colombia en la implementación del acuerdo de paz con las FARC.

El presidente Santos vendrá a Washington la semana próxima, del 17 al 19 de mayo. Hablaremos sobre nuestro trabajo con Colombia para establecer sólidas acciones antinarcóticos, y sobre cómo abordar el marcado incremento de la producción de coca en los últimos años.

Esta iniciativa exigirá crear oportunidades en la economía lícita y confrontar las causas fundamentales del conflicto.

Una forma en la que impulsamos esta estrategia es apoyando la remoción de minas terrestres en zonas donde anteriormente se desarrollaron conflictos, a través de la Iniciativa Global de Desminado para Colombia.

México

México y Canadá son para nosotros socios vitales.

A pesar de lo que puedan haber escuchado, la relación que tenemos con estos países es muy buena.

México y Canadá entienden que tenemos que actualizar algunos de los acuerdos que han regido nuestra relación. Ambos países están dispuestos a participar en un esfuerzo de buena fe con nosotros.

México fue el primer destino extranjero visitado por el secretario Tillerson. Desde que asumió el cargo, se ha reunido varias veces con su homólogo mexicano.

También lo han hecho nuestros secretarios de distintas áreas del Gobierno, como Comercio, Hacienda, Agricultura o Seguridad Nacional, o nuestro Fiscal General.

Esto refleja la cooperación que ha distinguido a nuestra relación con México en las dos últimas décadas.

Trabajamos con nuestros colegas en el gobierno mexicano sobre temas prioritarios, como asegurar la gestión eficiente de las casi 2.000 millas de frontera y de nuestra relación económica, que asciende a un valor de medio billón de dólares.

Juntos, estamos combatiendo a las organizaciones de delincuencia transnacional que ingresan drogas de contrabando y explotan a migrantes vulnerables procedentes de América Central en su peligroso desplazamiento hacia el norte.

Si bien encontramos algunas diferencias a medida que actualizamos nuestras relaciones en materia de comercio y seguridad, los tratamos como amigos y aliados, de manera abierta, transparente y con respeto recíproco.

Nuestro interés estratégico radica en nuestra amplia alianza.

El próximo paso en estas conversaciones será el 18 de mayo, cuando el secretario Tillerson auspicie una reunión con México sobre lucha contra la delincuencia organizada.

También organizaremos una conferencia en Miami, junto con el Departamento de Seguridad Nacional y el Gobierno mexicano, sobre Prosperidad y Seguridad en América Central.

Canadá

Nuestras empresas también tienen vínculos estrechos con Canadá, nuestro aliado y socio directo.

Cada día, cerca de 380.000 personas cruzan esta frontera, y el intercambio comercial es de cerca de $ 2.000 millones de dólares.

El primer ministro Trudeau fue uno de los primeros líderes extranjeros en visitar al presidente Trump, cuando viajó a Washington el 13 de febrero. Ambos líderes han hablado varias veces desde entonces, y mantienen una relación de proximidad y respeto.

En materia de energía, Canadá es un socio clave, y trabajamos juntos para fortalecer la seguridad y la competitividad de la energía norteamericana.

Canadá es uno de los mayores importadores de energía estadounidense, lo que incluye electricidad y gas natural. En 2015, Canadá fue nuestro mayor proveedor de importaciones de petróleo crudo.

Así como estamos en contacto con México, también tratamos periódicamente con Canadá, a medida que intentamos actualizar el TLCAN a través de una renegociación que beneficie a los tres países.

América Central

De cara al sur, otra prioridad para nosotros es abordar los factores que propician la migración desde América Central.

Para asegurar la frontera sur de los Estados Unidos y proteger a los ciudadanos estadounidenses, debemos abordar los factores económicos, de seguridad y gobernanza que impulsan la migración irregular y el tráfico ilegal.

Nuestros esfuerzos en estas áreas complementan las numerosas iniciativas de reforma en la región, incluida la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte.

Por ejemplo, el área Lourdes-Colón de El Salvador solía ser una de las más peligrosas del país.

En los últimos ocho años, hemos capacitado a más de 900 policías, para ayudarlos a impulsar investigaciones más efectivas, y tener una mejor interacción con sus comunidades.  También lanzamos un programa de liga atlética policial que ha beneficiado a más de 1.000 jóvenes en riesgo.

¿Con qué fin? Reducir los homicidios en Lourdes-Colón.

Y lo logramos. En comparación con 2009, cuando empezó el programa, ha habido una reducción del 61% en la cantidad de homicidios.

El año pasado, en 2016, mientras que aumentó sustancialmente la cantidad de homicidios en El Salvador, Lourdes-Colón registró un mes sin ningún homicidio. Estamos trabajando para replicar este modelo de base local en distintas comunidades del Triángulo Norte.

Sudamérica

Más al sur todavía en el hemisferio, se ha producido un cambio político realmente notable.

Tenemos un compromiso renovado en las relaciones entre los Estados Unidos y Argentina. El mes pasado, el presidente Trump recibió al presidente Macri, en una visita muy fructífera.

La relación con Perú también se ha visto fortalecida. El presidente Kuczynski fue el primer líder latinoamericano en reunirse con el presidente Trump, y nuestros países mantienen una estrecha relación basada en compromisos compartidos de democracia, seguridad y derechos humanos.

Estados Unidos también tiene una sólida alianza con Brasil, y nuestros líderes impulsan una agenda de crecimiento económico para generar puestos de trabajo e inversiones en ambos países.

Junto a Brasil y Suiza, emprendimos una investigación conjunta sobre el mayor escándalo de corrupción de la región, relacionado con Odebrecht de Brasil.

Esto muestra que hay un compromiso regional compartido con los procesos democráticos y el buen gobierno. También destaca el valor de una firme cooperación en materia de aplicación de la ley.

Caribe Oriental

También tenemos fuertes lazos con el Caribe. Estados Unidos es para esa región el principal socio comercial. En 2016, la relación supuso para los Estados Unidos un superávit comercial de $ 4.600 millones de dólares.

Sin embargo, también hay riesgos: el incremento de la delincuencia y la corrupción endémica amenazan la estabilidad de los gobiernos y privan a los ciudadanos de sus derechos fundamentales a la seguridad y el buen gobierno.

En el Caribe Oriental, nos centramos en desmantelar a las organizaciones de delincuencia transnacional y favorecer la profesionalización de la Policía.

También fomentamos las exportaciones estadounidenses y facilitamos oportunidades de inversión para el sector privado.

Por ejemplo, nos centramos en incrementar el uso de fuentes de energía confiables y de bajo costo para incentivar el desarrollo económico y crear nuevas oportunidades para las empresas estadounidenses.

Venezuela

Quisiera abordar ahora el tema de Venezuela, que atraviesa una crisis política y económica.

El pueblo de Venezuela está sufriendo debido a la represión autoritaria de su gobierno y a la deficiente gestión económica.

El 75% de los venezolanos ha perdido peso en el último año por la escasez de alimentos.

Nos preocupa que el gobierno de Maduro esté violando su propia constitución y no permita que la oposición manifieste su voz, ni tampoco les permita organizarse de un modo que exprese las opiniones del pueblo venezolano.

Nuestro hemisferio se ha unido, especialmente a través de la Organización de los Estados Americanos, en la defensa de la democracia y los derechos humanos en la región.  Hemos adoptado medidas formales para abordar la situación en Venezuela, convocando a una reunión ministerial.

Aun cuando el régimen venezolano ha anunciado su intención de retirarse de la OEA y de reescribir la constitución venezolana para mantenerse en el poder, sabemos que la solución a los problemas de Venezuela no es que haya menos democracia, sino más democracia.

Salir de la OEA no va a resolver los problemas que tiene Venezuela. Y una práctica autocrática, verticalista y autoritaria disfrazada de Asamblea Constituyente, que ahora ya perdió legitimidad dentro del país y en el exterior, tampoco será de ayuda.

El régimen está en un camino de colisión con su propio pueblo y con la región, mientras se niega a escuchar las voces del pueblo venezolano.

Instamos al Gobierno de Venezuela a cumplir los compromisos que asumió de celebrar prontamente elecciones, respetar la constitución y la Asamblea Nacional, disponer la liberación inmediata e incondicional de todos los presos políticos, y atender las necesidades humanitarias de la población venezolana.

Desafíos globales

Nuestro hemisferio tampoco es inmune a amenazas externas y globales, ya sea el terrorismo o los ciberataques.

Sin embargo, tenemos la suerte de poder hacer frente a estos factores juntos. Podemos sacar provecho de nuestras alianzas para avanzar en el plano global.

Panamá y Canadá, por ejemplo, son miembros activos de la Coalición Global para Derrotar a ISIS.

Anunciamos recientemente la creación de un grupo de trabajo sobre ciberpolíticas junto con Argentina, que se enfocará en cuestiones de ciberseguridad.

En un mundo donde las fronteras son cada vez más fluidas, es indispensable que nos unamos en la defensa frente a estas amenazas.

Conclusión y agradecimiento

El Hemisferio tiene muchos temas por delante.

Estados Unidos está decidido a trabajar con la región sobre la base de nuestras prioridades compartidas, que son vitales para los intereses de nuestros respectivos países.

Como líderes de negocios y funcionarios gubernamentales que siguen los acontecimientos en el Hemisferio, les agradezco por su constante colaboración y espero seguir avanzando con ustedes.

 

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.