Más de mil víctimas del conflicto con discapacidad y sus familias hoy cuentan con herramientas para defender sus derechos

Foto: Soraya Montoya, Directora Ejecutiva de la Fundación Saldarriaga Concha; Peter Natiello, Director de USAID en Colombia y Carolina Blackburn, Directora de Inversión Social Privada de ANSPE.
Foto: Soraya Montoya, Directora Ejecutiva de la Fundación Saldarriaga Concha; Peter Natiello, Director de USAID en Colombia y Carolina Blackburn, Directora de Inversión Social Privada de ANSPE.

La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Fundación Saldarriaga Concha presentaron hoy los principales resultados del programa Inclusión para el Desarrollo Comunitario, una iniciativa que busca mejorar la calidad de vida de las víctimas del conflicto con discapacidad y de sus familias en 10 municipios de la región de Montes de María. Se estima que cerca de 1.140 personas víctimas del conflicto con discapacidad  se han beneficiado con esta iniciativa. En la ejecución de este proyecto también se generó un modelo de atención y acompañamiento a familias víctimas del conflicto con discapacidad, que son beneficiarias de la estrategia nacional para la superación de la pobreza de la Red Unidos.

El director de USAID en Colombia, Peter Natiello, y la Directora Ejecutiva de la Fundación Saldarriaga Concha, Soraya Montoya, presentaron los principales resultados de este programa en el marco del evento de graduación de las familias, mediadores y cogestores de la Red Unidos que participaron en él.

El Programa Inclusión para el Desarrollo Comunitario completa dos años de ejecución en 10 municipios de la región de Montes de María: San Onofre, Ovejas, Carmen de Bolívar, San Jacinto, Chalán, Colosó, Tolúviejo, Los Palmitos, Morroa  y  San Juan Nepomuceno. Estos municipios fueron priorizados por ser los que contaban con el mayor número de personas con discapacidad. La inversión aproximada en este programa ha sido de $1.254.000.000. Estos son los tres componentes principales de la iniciativa:

  1. El fortalecimiento a la estrategia Red Unidos para que la Agencia para la Superación de la Pobreza Extrema (ANSPE) incluya en sus protocolos de atención nacional el enfoque de inclusión y en los programas de formación de sus profesionales de capacitación la temática de inclusión y discapacidad.
  2. La formación a 168 cogestores de la Red Unidos y 14 mediadores comunitarios, en el desarrollo de habilidades para la atención y el acompañamiento personalizado de familias con discapacidad víctimas del conflicto.
  3. La formación a 1.021 familias en temas como el reconocimiento y abordaje de la discapacidad de su familiar, sus derechos y deberes como ciudadanos y en la ruta de atención y reparación, este último construido y realizado en conjunto con la Unidad para las Víctimas con el fin de informar a las familias beneficiarias del proyecto acerca de sus derechos como víctimas de la violencia y la ruta de atención para acceder a ellos.

Las familias fueron acompañadas mediante visitas domiciliarias en las que se verificaron sus condiciones, se recopiló información sobre su acceso a servicios básicos como educación, oportunidades productivas e ingresos, y en las que se diseñó e hizo seguimiento a un plan familiar donde se establecieron en conjunto los logros a alcanzar durante el programa.

Al finalizar esta fase del proceso el 65% de las familias participantes manifiesta un cambio en los imaginarios sobre la discapacidad y el 66% de ellas hace un esfuerzo por modificar de forma consciente el lenguaje y la forma de dirigirse a su familiar con discapacidad. De otra parte, el 40% de las familias ha hecho gestión ante una entidad pública para el acceso a los servicios, y el 21% ha utilizado los mecanismos de protección de sus derechos. A su vez, el 82% de las familias que participaron en el programa percibe que sus familiares con discapacidad han incrementado su autonomía y su participación dentro del hogar y un 71% considera que también lo ha hecho fuera del hogar.

Como logros adicionales del Programa vale la pena destacar que la ANSPE le ha solicitado a la Fundación Saldarriaga Concha acompañamiento para recoger información sobre discapacidad según el Auto 006 en 74 municipios de 13 departamentos, así como apoyo en la construcción de protocolos para gestionar la oferta para personas con discapacidad. Del mismo modo, algunas de las entidades territoriales de la zona han diseñado programas de atención con enfoque de inclusión para la población con discapacidad.

El Programa en cifras:

  • 1.021 familias recibieron formación y acompañamiento domiciliario.  De estas, 97 tienen más de un integrante con discapacidad para un total de 1.141 personas con discapacidad beneficiadas.
  • 512 familias están localizadas en zona rural y 509 en zona urbana.
  • 520 de las personas con discapacidad son mujeres (45%) y 621 son hombres (55%).
  • La distribución por tipo de discapacidad indica que la más recurrente es la física, con 395 personas (37%), seguida de la intelectual con 329 (29%), sensorial 218 (19%), múltiple 132 (11%) y mental 67 (5 %).
  • El total de miembros de las 1.021 familias asciende a 5.192 personas. Un promedio de 5 miembros por familia.