La Subsecretaria de Estado Heather Higginbottom viaja a Colombia

Washington, D.C., 16 de febrero, 2016.

NOTA DE PRENSA

Heather Higginbottom, Subsecretaria de Estado para Gestión y Recursos, viajará a Colombia con el Secretario Adjunto para la Oficina de Operaciones de Conflicto y Estabilización, David Robinson, del 17 al 19 de febrero de 2016.

La visita de la Subsecretatia Higginbottom enfatiza el apoyo de larga data del gobierno de los Estados Unidos a los esfuerzos de paz de Colombia. Durante la visita, ella evaluará áreas de colaboración para la era post-acuerdo de paz y analizará cómo la implementación del acuerdo de paz podría cambiar los requerimientos de asistencia por parte de Estados Unidos. La Subsecretaria se reunirá con altos funcionarios del gobierno para discutir prioridades compartidas para la alianza entre Estados Unidos y Colombia. Se reunirá con representantes de organizaciones de la sociedad civil que representan poblaciones marginadas, incluyendo mujeres, afrocolombianos, indígenas y víctimas del conflicto. La Subsecretaria también se encontrará con antiguos cultivadores de coca que han hecho la transición a la producción de cacao, excombatientes desmovilizados que se están reintegrando a la sociedad y oficiales militares y de policía rural, para entender mejor cómo los Estados Unidos puede brindar un mejor apoyo a los esfuerzos de Colombia por la paz.

El apoyo de asistencia extranjera de los Estados Unidos durante los últimos 15 años ha ayudado a Colombia a transformarse en una democracia más segura, próspera y pacífica, con una economía vibrante y de libre mercado. Este viaje será una oportunidad para dar seguimiento a la reciente visita del Presidente Santos a Washington D.C., en la cual el Presidente Obama anunció Paz Colombia, un nuevo marco para la cooperación bilateral en un eventual acuerdo de paz. La asistencia estadounidense bajo Paz Colombia apoyará los esfuerzos de Colombia para proporcionar una justicia significativa a las víctimas del conflicto, extender el estado de derecho y los servicios del gobierno a las áreas previamente controladas por las FARC; aumentar la responsabilidad, promover el desarrollo económico y mantener las ganancias de seguridad de Colombia.