Hoja Informativa: Proteger a la nación de la entrada de terroristas extranjeros a los Estados Unidos

Departamento de Seguridad Nacional:

La Orden Presidencial firmada el 6 de marzo de 2017 permite la revisión y el establecimiento de normas adecuadas para prevenir la infiltración terrorista o criminal de extranjeros. Estados Unidos tiene el sistema de inmigración más generoso del mundo, pero ha sido repetidamente explotado por terroristas y otros actores maliciosos que tratan de hacernos daño. Con el fin de asegurar que el Gobierno de Estados Unidos pueda realizar un análisis completo y exhaustivo de los riesgos para la seguridad nacional que plantea nuestro sistema de inmigración, la Orden Presidencial impone una suspensión de 90 días a los ciudadanos de ciertos países designados -países designados por el Congreso y el Gobierno del Presidente Obama por plantear riesgos de seguridad nacional con respecto a los viajes sin visado a Estados Unidos bajo el Programa de Exención de Visado.

El Gobierno de Estados Unidos debe asegurarse de que los que ingresen a este país no dañen al pueblo estadounidense después de entrar y que no tengan intención maliciosa hacia los Estados Unidos y su pueblo. La Orden Presidencial, junto con el Memorándum Presidencial, protege a los Estados Unidos de los países comprometidos por el terrorismo y asegura un proceso de investigación más riguroso. Esta Orden Presidencial asegura que contemos con un sistema funcional de inmigración que protege nuestra seguridad nacional.

Esta Orden Presidencial, así como las EO 13767 y EO 13768, proporcionan al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) recursos, herramientas y personal adicionales para llevar a cabo el trabajo crítico de proteger nuestras fronteras, hacer cumplir las leyes de inmigración de nuestra Nación y asegurar que los individuos de ciertos países designados que representan una amenaza a la seguridad nacional o a la seguridad pública no puedan entrar ni permanecer en nuestro país. Proteger al pueblo estadounidense es la más alta prioridad de nuestro gobierno y de este Departamento.

El DHS ejecutará fielmente las leyes de inmigración y las Órdenes Ejecutivas del Presidente, y tratará a todos los que nos encontremos humanamente y con profesionalismo.

Autoridades

El Congreso otorgó al Presidente de Estados Unidos, en la sección 212(f) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA), la facultad de suspender la entrada de cualquier clase de extranjeros que el Presidente juzgue perjudicial para el interés nacional. Esta autoridad se ha ejercido repetidamente durante décadas y ha sido un componente de la ley de inmigración desde la promulgación de la INA original en 1952.

Acciones

Durante los próximos 90 días, los ciudadanos extranjeros de Sudán, Siria, Irán, Libia, Somalia y Yemen que se encuentran fuera de Estados Unidos en la fecha de entrada en vigor de la orden, que no tengan actualmente un visado válido en la fecha de entrada en vigor de esta orden, y no tenían un visado válido a las 5:00 de la hora estándar del este de los Estados Unidos el 27 de enero de 2017, no son elegibles para viajar a los Estados Unidos. El período de 90 días permite la revisión adecuada y el establecimiento de normas para prevenir la infiltración terrorista o criminal de extranjeros.

Sobre la base de las negociaciones que se han llevado a cabo entre el Gobierno del Irak y el Departamento de Estado de Estados Unidos en el último mes, Irak aumentará la cooperación con el Gobierno de Estados Unidos sobre la investigación de sus ciudadanos que soliciten una visa para viajar a Estados Unidos.  Como resultado de este aumento en el intercambio de información, los ciudadanos iraquíes no se ven afectados por la Orden Presidencial.  Por supuesto, todos los requisitos normales de procesamiento de inmigración continúan aplicándose, incluyendo la base de inadmisibilidad que pueda ser aplicable.

En los primeros 20 días, el DHS realizará una revisión global, país por país, de la información de identidad y seguridad que cada país proporciona al Gobierno de los Estados Unidos para respaldar el visado de los Estados Unidos y otras determinaciones de los beneficios de inmigración. Los países tendrán entonces 50 días para cumplir con las solicitudes del Gobierno de los Estados Unidos para actualizar o mejorar la calidad de la información que proporcionan.

La Orden Presidencial no se aplica a ciertos individuos, tales como residentes legales permanentes de Estados Unidos; extranjeros admitidos en Estados Unidos después de la fecha de entrada en vigor de la orden; individuos con un documento que es válido en la fecha de entrada en vigor de la orden o cualquier fecha posterior que permita viajar a los Estados Unidos; individuos con doble nacionalidad cuando viajen con un pasaporte expedido por un país no designado; ciudadanos extranjeros que viajen por vía diplomática, OTAN, C-2 para viajes a las Naciones Unidas, con visados G-1, G-2, G-3 o G-4; y los individuos que ya hayan obtenido el asilo o la condición de refugiado en Estados Unidos antes de la fecha de entrada en vigor de la orden.

El DHS y el Departamento de Estado tienen la facultad discrecional, caso por caso, de expedir visados o permitir la entrada de ciudadanos de estos seis países a Estados Unidos cuando el ciudadano de uno de estos países demuestre que la denegación de entrada causaría dificultades excesivas, que su entrada no representaría una amenaza para la seguridad nacional y que su entrada sería en el interés nacional.

De igual forma, el Programa de Admisión de Refugiados se suspenderá temporalmente durante los próximos 120 días, mientras el DHS y los socios interinstitucionales revisan los procedimientos de evaluación para asegurar que los refugiados admitidos en el futuro no representen un riesgo para la seguridad de los Estados Unidos. Al reanudarse el Programa de Admisión de Refugiados, las admisiones de refugiados en los Estados Unidos no excederán los 50.000 para el año fiscal 2017. La Orden Presidencial no se aplica a aquellos refugiados para los que el Departamento de Estado ya haya progamado formalmente su tránsito. Durante este período de 120 días, similar a la autoridad de exención de visados, el Secretario de Estado y el Secretario de Seguridad Nacional pueden determinar conjuntamente admitir a individuos en los Estados Unidos como refugiados caso por caso, a su discreción, pero solo tras determinarse que la entrada de tales personas como refugiados es de interés nacional y no representaría una amenaza para la seguridad o el bienestar de los Estados Unidos.

El Departamento de Seguridad Nacional, conjuntamente con el Departamento de Estado, la Oficina del Director de Inteligencia Nacional y el Departamento de Justicia, desarrollará normas uniformes de evaluación para todos los programas de inmigración en todo el gobierno según sea apropiado y en el interés nacional.

El Secretario de Seguridad Nacional acelerará la finalización e implementación de un sistema biométrico de entrada y salida para todos los viajeros dentro del ámbito que ingresan y salen de Estados Unidos.

Como parte de un conjunto más amplio de acciones gubernamentales, el Secretario de Estado revisará todos los acuerdos de reciprocidad de visados de no inmigrante para asegurar que sean verdaderamente recíprocos con respecto a cada clasificación de visado.

El Departamento de Estado restringirá el Programa de Exención de Entrevista de Visados y requerirá que los solicitantes adicionales de visado de no inmigrante se sometan a una entrevista en persona.

Transparencia

Para ser más transparente con el pueblo estadounidense y para implementar políticas y prácticas que sirvan al interés nacional, el DHS pondrá la información a disposición del público cada 180 días. Específicamente, en coordinación con el Departamento de Justicia, el DHS pondrá a disposición del público información sobre el número de extranjeros que han sido acusados de delitos relacionados con el terrorismo en Estados Unidos; condenados por delitos relacionados con el terrorismo en Estados Unidos; expulsados de Estados Unidos en base a actividades relacionadas con el terrorismo, afiliación o apoyo material a una organización relacionada con el terrorismo, o cualquier otra razón de seguridad nacional; e información sobre el número y tipos de actos de violencia de género contra la mujer, incluidos los llamados “asesinatos de honor”, en Estados Unidos por parte de ciudadanos extranjeros.

 

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.