HOJA INFORMATIVA: Caminar por la Tierra con seguridad 2016: El liderazgo mundial de Estados Unidos en la remoción de minas terrestres y la destrucción

Noviembre 17, 2016.

Oficina del portavoz.

Estados Unidos es el mayor financiador del mundo de los esfuerzos encaminados a hacer frente a los peligros humanitarios que plantean los artefactos explosivos y las minas sin detonar en países que han padecido conflictos, y a reducir la disponibilidad de artefactos explosivos y armas en exceso, poco asegurados o en situación de riesgo. El lanzamiento de hoy de la 15ª edición del informe To Walk the Earth in Safety (Caminar por la Tierra con seguridad) (PDF 20MB), del Departamento de Estado, en el que se resumen los logros del Programa de Destrucción de Armas Convencionales de Estados Unidos, destaca nuestro compromiso perdurable respecto de hacer más seguras las comunidades que han padecido conflictos y de sentar las bases para su recuperación y desarrollo.

  • Desde 1993, Estados Unidos ha invertido más de 2.600 millones de dólares para la remoción segura de minas terrestres y restos explosivos de guerra, así como para garantizar la eliminación segura de los excedentes de armas pequeñas, armas ligeras y municiones, en más de 95 países, por lo que Estados Unidos representa la principal fuente financiera del mundo de la destrucción de armas convencionales.
  • Hace apenas 15 años, las minas terrestres y los restos explosivos de guerra mataban o herían casi 10.000 hombres, mujeres y niños cada año, más de 25 cada día. Debido a los esfuerzos de Estados Unidos, los países socios, las organizaciones no gubernamentales internacionales y las naciones anfitrionas, ahora esa cifra se ha reducido aproximadamente en un 60 por ciento.
  • Trabajando en estrecha cooperación con el Departamento de Defensa y el Fondo Leahy para Víctimas de Guerra, de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, el Departamento de Estado ha ayudado a 16 países a que declararse libres de minas, de los que, Mozambique, fue el más reciente, en septiembre de 2015.
  • A través del Programa de Destrucción de Armas Convencionales de Estados Unidos, el gobierno estadounidense también ha colaborado con países socios y organizaciones internacionales desde 2003 para destruir más de 34.000 sistemas portátiles de defensa aérea en exceso o poco asegurados (MANPADS), misiles disparados desde el hombro que pueden plantear una grave amenaza para la aviación mundial en manos de terroristas o insurgentes.
  • La difusión proactiva en la comunidad mediante nuestros Programas de Educación sobre el Riesgo de las Minas ha prevenido incontables heridas, mientras que la Asistencia a los Supervivientes financiada por Estados Unidos ha brindado servicios médicos y de rehabilitación básicos a más de 250.000 personas heridas por minas terrestres y artefactos explosivos sin detonar.