Extradición histórica lleva a miembros del ELN a Texas por narcoterrorismo y distribución internacional de cocaína

Departamento de Justicia de Estados Unidos

Fiscalía Federal
Distrito Sur de Texas
Jennifer B. Lowery – Fiscal federal interina

 

Potencial recompensa de $ 5 millones por presunto líder

HOUSTON – Dos presuntos miembros de una de las organizaciones delictivas transnacionales más temerarias tendrán una audiencia inicial en una corte federal de EE. UU. por cargos de narcoterrorismo y distribución de cocaína en cantidades superiores a un kilogramo desde Colombia.

Es la primera vez que se extradita a Estados Unidos a presuntos miembros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en los casi 60 años de existencia de la organización para enfrentar cargos por narcoterrorismo y narcotráfico. El ELN es una organización guerrillera colombiana que fue designada oficialmente como organización terrorista extranjera el 8 de octubre de 1997. Sigue operando como una de las organizaciones de narcoterrorismo más extensas del mundo.

Yamit Picón-Rodríguez, alias Choncha, de 36 años, y Henry Trigos-Celón, alias Moncho Picada, de 44, fueron extraditados y llegaron a Houston por vía aérea hace instantes. Está previsto que comparezcan ante el juez federal Sam Sheldon mañana a las 10 a.m.

Un jurado federal de acusación dispuso el procesamiento de Picón-Rodríguez, Trigos-Celón y otras personas el 12 de febrero de 2020. Las autoridades colombianas aprehendieron a estas personas a pedido de Estados Unidos en septiembre de 2020.

Picón-Rodríguez está acusado de conspiración con fines de distribución internacional de cocaína junto a otras cinco personas. A los seis se los acusó también de distribución de sustancia controlada y de realizar actos orientados a proporcionar elementos de valor pecuniario, o a sabiendas de que serían proporcionados, a una persona o una organización que participa en terrorismo o actividades terroristas (narcoterrorismo).

Según la acusación, Picón-Rodríguez, Trigos-Celón y otras personas estuvieron implicadas en una conspiración por un lapso de 20 años para distribuir cocaína desde Colombia hacia Estados Unidos con la intención de proporcionar apoyo económico al ELN o a sabiendas de que tal apoyo se brindaría.

A comienzos de 2019, Trigos-Celón y otras cuatro personas presuntamente participaron en la distribución de cerca de 30 kilogramos de cocaína en Colombia, con conocimiento de que se importaría a Estados Unidos.

Villegas-Palomino, alias Carlos El Puerco, de 38 años, presunto líder del ELN, también fue acusado pero todavía no ha sido detenido. Se lo considera fugitivo, al igual que Jaime Miguel Picón-Rodríguez, alias Chencho y Jairo, de 38 años, y Diomedes Barbosa-Montaño, alias El Burro, de 38. Se ha librado una orden para su detención. Se pide a quienes tengan información sobre sus paraderos que se contacten con el FBI llamando al 1-800-CALL-FBI o enviando cualquier dato valioso a tips.fbi.gov. El Departamento de Estado de EE. UU., a través de su programa de recompensas relacionadas con narcóticos, ofrece hasta $ 5 millones a cambio de información que posibilite que se detenga o condene a Villegas-Palomino.

Las Divisiones de Houston del FBI y de la Administración para el Control de Drogas (Drug Enforcement Administration, DEA) llevaron a cabo la investigación como parte de los Grupos de Tareas contra la Narcodelincuencia Organizada (Organized Crime Drug Enforcement Task Forces, OCDETF). Los agentes del FBI y la DEA en Bogotá brindaron un apoyo sustancial, al igual que la División de Operaciones Especiales, un organismo de carácter interinstitucional dentro del ámbito del Departamento de Justicia (DOJ), incluidos abogados asignados desde la Sección de Narcóticos y Drogas Peligrosas, así como agregados judiciales del DOJ en Colombia, con la cooperación de las autoridades colombianas. También prestaron asistencia esencial la Oficina de Asuntos Internacionales del DOJ, el Departamento de Policía de Houston, el Comando Sur de EE. UU. y varios socios internacionales, entre ellos el Ejército, la Policía Nacional, la Fiscalía General de la Nación y el Cuerpo Técnico de Investigación de Colombia.

La operación, que recibió el nombre de Relámpago de Catatumbo (Catatumbo Lightning), forma parte de una iniciativa del Grupo de Ataque de OCDETF que prevé la conformación de equipos de tareas interinstitucionales permanentes que trabajen codo a codo en un mismo lugar. Este modelo de emplazamiento conjunto permite que agentes de distintos organismos colaboren en operaciones basadas en datos de inteligencia en múltiples jurisdicciones para interceptar y desarticular el accionar de los narcotraficantes, responsables de blanqueo de capitales, pandillas y organizaciones delictivas transnacionales de mayor envergadura. La misión específica del Grupo de Ataque de Houston es interceptar, desbaratar y enjuiciar a las organizaciones de narcotráfico que han sido designadas como Organización Identificada de Prioridad Consolidada u Organización Identificada de Prioridad Regional y sus organizaciones afiliadas que tienen impacto en Houston y el sur de Texas.

Los fiscales federales auxiliares Casey N. MacDonald y Aníbal Alaniz del Distrito Sur de Texas impulsan la acusación.

El escrito de procesamiento es una acusación formal de una conducta delictiva y no constituye prueba de esta. Se presume la inocencia de los acusados hasta tanto se demuestre su culpabilidad sin lugar a duda racional en un tribunal de justicia.

# # #