El Departamento del Tesoro sanciona a narcotraficante colombiano con vínculos con las FARC y La Oficina de Envigado

WASHINGTON – Hoy, la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos (OFAC por su sigla en inglés) identificó al nacional colombiano Pedro Luis Zuleta Noscue como un narcotraficante extranjero de importancia de conformidad con la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico (Kingpin Act). Adicionalmente cuatro colombianos fueron también designados por estar involucrados en las actividades de tráfico de narcóticos de Pedro Luis Zuleta Noscue.  Como resultado de la acción de hoy, todos los bienes e intereses que tengan estas personas en los Estados Unidos, o en posesión o control de personas de los Estados Unidos deben ser bloqueados y reportados a la OFAC. Las regulaciones de la OFAC generalmente prohíben a los ciudadanos estadounidenses o a personas dentro (o en tránsito) de los Estados Unidos, realizar cualquier transacción que involucre cualquier propiedad o interés en la propiedad de personas bloqueadas.

“Hoy estamos tomando medidas contra un narcotraficante con sede en Colombia vinculado a elementos de las FARC”, dijo Sigal Mandelker, subsecretario de terrorismo e inteligencia financiera. “Mientras que Pedro Luis Zuleta Noscue continúe suministrando narcóticos a grupos delictivos como La Oficina de Envigado de Colombia, que depende de la venta de estas drogas ilícitas como la base financiera de sus actividades delictivas, seguiremos comprometidos a ir tras sus redes financieras”.

Pedro Luis Zuleta Noscue ha controlado durante mucho tiempo un corredor de tráfico de narcóticos en y alrededor del área de Corinto, Cauca, Colombia, donde también ha apoyado financieramente las actividades de narcotráfico dirigidas por las FARC. Las FARC fueron identificadas por el Presidente en mayo de 2003 como un narcotraficante extranjero de importancia conforme a la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros Kingpin Act. Las FARC también fueron designadas como Organización Terrorista Extranjera de conformidad con la Ley de Inmigración y Nacionalidad el 8 de octubre de 1997 y como Terrorista Global Especialmente Designado de conformidad con la Orden Ejecutiva 13224 el 31 de octubre de 2001. Los laboratorios de drogas controlados por Pedro Luis Zuleta Noscue en Colombia son responsables de producir mensualmente toneladas de cocaína, así como cantidades pequeñas de heroína para los mercados internacionales de narcóticos. Además, Zuleta Noscue supervisa la producción de toneladas de un tipo de marihuana altamente potente (conocida como “creepy”) que se suministra a los mercados nacionales e internacionales. Entre los principales compradores de marihuana “creepy” de Pedro Luis Zuleta Noscue se encuentra el grupo criminal colombiano conocido como La Oficina de Envigado, que vende marihuana en y alrededor de Medellín, Colombia. La OFAC identificó a La Oficina de Envigado como un narcotraficante extranjero de importancia el 26 de junio de 2014.

OFAC también designó a cuatro individuos por su papel en las actividades de narcotráfico de Pedro Luis Zuleta Noscue: Alonso Zuleta Noscue, su hermano y principal socio en el negocio del tráfico de narcóticos; Jose Efer Higuita Peralta, testaferro encargado del lavado de activos; y José Oscar Zuleta Trochez, un sobrino de Pedro Luis Zuelta Noscue involucrado en la operación de laboratorios de narcóticos. Finalmente, Jonathan Alvarez Escobar (alias “Primo”) es designado por su papel como miembro de La Oficina de Envigado responsable de negociar compras a gran escala de marihuana “creepy” a Pedro Luis Zuelta Noscue, así como de la reventa de narcóticos en todo Medellín, Colombia.

OFAC coordinó de cerca con la DEA para ejecutar la acción de hoy.

Desde junio de 2000, más de 2,100 entidades e individuos han sido nombrados de acuerdo a la Ley Kingpin por su papel en el narcotráfico internacional. Las sanciones por violaciones de la Ley Kingpin oscilan entre sanciones civiles de hasta U$1.466.485 por cada violación, hasta sanciones penales más severas. Las sanciones penales para oficiales corporativos pueden incluir hasta 30 años en prisión y multas hasta por cinco millones de dólares. Las multas penales para corporaciones pueden alcanzar los diez millones de dólares. Otros individuos pueden enfrentar hasta 10 años de prisión y multas de conformidad con el Título 18 del Código de los Estados Unidos por violaciones criminales de la Ley Kingpin.

Información sobre los individuos designados hoy.

Organigrama de individuos y entidades designados hoy bajo la Ley Kingpin.

Información sobre la Ley Kingpin.