Declaración sobre la Orden Ejecutiva del presidente firmada hoy

SECRETARIO TILLERSON: Hola. Buenos días y gracias por acompañarnos. La Orden Ejecutiva firmada previamente en el día de hoy por el presidente, “Proteger a la Nación del ingreso de terroristas extranjeros a los Estados Unidos”, es una medida esencial para fortalecer nuestra seguridad nacional.

El Presidente tiene el deber solemne de proteger al pueblo estadounidense y, con este decreto, el presidente Trump ejerce su legítima potestad de garantizar la seguridad de la población.

A medida que las amenazas a nuestra seguridad siguen evolucionando y cambiando, el sentido común requiere que reconsideremos y evaluemos continuamente los sistemas que empleamos para proteger a nuestro país.

Si bien no es posible asegurar que ningún sistema sea totalmente infalible, la población estadounidense puede tener total confianza de que estamos identificando formas de mejorar el proceso de verificación y, de ese modo, impedir que ingresen terroristas al país.

A nuestros aliados y socios en el mundo, les pedimos que entiendan que esta Orden Ejecutiva forma parte de nuestros esfuerzos continuos para eliminar las vulnerabilidades que pueden y serán usadas por los terroristas islamistas radicalizados con fines destructivos.

El Departamento de Estado actuará en coordinación con otros organismos federales e implementará estas restricciones temporarias de manera ordenada.

Nuestras embajadas y consulados en todo el mundo serán clave para lograr que nuestra nación sea lo más segura posible.

Y el Departamento de Estado implementará las disposiciones de este decreto de modo tal que permita la aceptación de refugiados, cuando se determine que no representan un riesgo para la seguridad o el bienestar de Estados Unidos.

Tras la Orden Ejecutiva inicial emitida por el Presidente el 27 de enero, las dependencias de Asuntos Consulares y Seguridad Diplomática del Departamento de Estado se abocaron de inmediato a un análisis —en coordinación con el Departamento de Seguridad Nacional— para identificar medidas adicionales que fortalecerían nuestra verificación de quienes solicitan ingresar a los Estados Unidos desde los siete países identificados. Estos esfuerzos iniciales se concentraron en Irak.

Irak es un aliado importante en la lucha para derrotar a ISIS, y sus valerosos soldados combaten en estrecha coordinación con hombres y mujeres de las fuerzas militares estadounidenses.

El análisis minucioso realizado durante el último mes permitió identificar una variedad de medidas de seguridad que serán implementadas por el Departamento de Estado y el Gobierno de Irak para lograr nuestro objetivo común de impedir que quienes tengan intenciones delictivas o terroristas lleguen a los Estados Unidos.

Deseo expresar mi gratitud al primer ministro Al-Abadi de Irak por su intervención positiva y su apoyo en la implementación de estas medidas.

Estados Unidos promueve este tipo de cooperación activa con países de todas las regiones del mundo que comparten nuestro compromiso con la seguridad nacional.

La Orden Ejecutiva revisada reforzará la seguridad de los Estados Unidos y de sus aliados.

Hemos pasado la mañana informando al Congreso y a la prensa, y esta tarde seguiremos dialogando con actores clave. Esta mañana, diversos expertos del Departamento de Seguridad Nacional, el Departamento de Justicia y el Departamento de Estado participaron de una llamada telefónica de una hora de duración con los medios de comunicación en la cual se trató este tema. Nuestros equipos conjuntos continuarán dando seguimiento a este tema a lo largo el día con el Congreso, los medios de comunicación y los actores interesados, para responder a sus preguntas.

Ahora doy la palabra al Fiscal General para que exprese sus comentarios.

Muchas gracias.

 

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.