Declaración del Embajador Philip S. Goldberg

Con el fallecimiento de Carlos Holmes Trujillo, Colombia ha perdido a un gran patriota, líder y estadista. Estados Unidos ha perdido a un gran amigo y aliado. Personalmente, me entristece profundamente la pérdida de un amigo y colega de enorme talento, inteligencia y preocupación por la humanidad.

En nuestros frecuentes viajes con el ministro Trujillo y sus equipos a los rincones más alejados de Colombia, vimos su dedicación a una Colombia pacífica, próspera e inclusiva. Se comprometió a realizar el duro trabajo de construir la paz en todo el país. Sus esfuerzos por reducir el narcotráfico y aumentar la seguridad ciudadana ayudaron a crear oportunidades económicas en el campo colombiano y en sus ciudades, y reforzaron las conexiones con la comunidad global. El ministro Trujillo desempeñó un papel fundamental en la organización de los miembros del Grupo de Lima y en la obtención de apoyo para los venezolanos que buscaron refugio en Colombia. Compartimos su enorme respeto por los hombres y mujeres de Colombia que se dedican a esa labor.

Con un socio como el ministro Trujillo, Colombia y Estados Unidos han podido colaborar estrechamente y realizar importantes avances en materia de interoperabilidad militar, algo que ha rendido grandes dividendos a nuestros ciudadanos a través de la asistencia de desastres, la atención médica a comunidades vulnerables y la lucha contra el terrorismo.

Sin duda, el ministro Trujillo dejará un legado de logros y colaboración. Estamos de luto en este día junto a todos los colombianos.