Comunicado conjunto del Diálogo de Alto Nivel entre Estados Unidos y Colombia

OFICINA DE ASUNTOS ANTINARCÓTICOS Y APLICACIÓN DE LA LEY

El 9 de octubre de 2019, el Secretario de Estado de Estados Unidos, Michael Pompeo, y el Ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, se reunieron bajo los auspicios del Diálogo de Alto Nivel para discutir nuestra amplia agenda bilateral. El Secretario Pompeo elogió el liderazgo del presidente Iván Duque y a la policía y el ejército colombianos por sus impresionantes esfuerzos anti narcóticos que resultaron en una disminución en el cultivo de coca y la producción de cocaína en 2018 por primera vez desde 2012. Ambos países reafirmaron el objetivo compartido de reducir el cultivo de coca y producción de cocaína a la mitad para finales de 2023, y reconocieron la necesidad de hacer aún más juntos para lograr ese objetivo.

Colombia y los Estados Unidos reconocieron que es necesario expandir las oportunidades económicas, la presencia policial y los servicios gubernamentales en comunidades rurales marginadas y descuidadas durante mucho tiempo para mantener los logros en materia de anti narcóticos, mejorar la seguridad ciudadana, garantizar una paz duradera y alcanzar nuestros objetivos conjuntos para 2023 de reducir el cultivo de coca y la producción de cocaína en un 50 por ciento. Por esa razón, el Ministro Trujillo y el Secretario Pompeo acordaron coordinar los esfuerzos anti narcóticos, de seguridad y prosperidad económica a través de un marco de cooperación estratégica entre la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL por sus siglas en inglés), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), y el Gobierno de Colombia. Este esfuerzo se enfocará en seis a ocho municipios prioritarios de los PDET (Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial) dentro de las Zonas Futuro designadas por el gobierno colombiano, especialmente aquellos plagados por altos niveles de cultivo de coca y narcotráfico, seleccionados de acuerdo con el Consejo de Seguridad Nacional de Colombia. Las Zonas Futuro son el enfoque específico del gobierno de Duque para las intervenciones integradas del gobierno en pleno en áreas estratégicas. Zonas Futuro complementa los planes de desarrollo territorial conocidos como PDET por sus siglas en español. Los planes apuntan a transformar las comunidades mediante la provisión de bienes públicos como servicios, carreteras, títulos de propiedad y oportunidades económicas. USAID ha alineado recursos previamente anunciados para apoyar las prioridades actuales de implementación de los PDET. Además, bajo este enfoque holístico, apoyaremos la cooperación con recursos adicionales de INL dedicados a la seguridad rural y proyectos relacionados en las regiones geográficas prioritarias de Zonas Futuro.

Este marco complementará el énfasis actual de los PDET y permitirá a Colombia y Estados Unidos canalizar una cooperación adicional a través de cinco líneas de esfuerzo interconectadas. Primero, a través de la iniciativa Tierra para la Prosperidad de USAID, ambos países acelerarán los procedimientos de titulación de tierras, impulsarán la erradicación voluntaria y aumentarán el crecimiento económico en las comunidades rurales afectadas por el cultivo de coca. En segundo lugar, INL y la policía colombiana se asociarán para redoblar las actividades de erradicación e interdicción en esas mismas comunidades objetivo a fin de desmantelar a los grupos criminales y eliminar la cocaína del sistema. Tercero, para crear la seguridad ciudadana necesaria para permitir oportunidades económicas, disuadir el narcotráfico y mantener los logros de erradicación, y a la luz del compromiso del gobierno colombiano de expandir significativamente la presencia policial en las zonas rurales, INL ayudará a la Policía Nacional de Colombia con la construcción de bases de policía rural y esfuerzos de participación comunitaria en comunidades seleccionadas. En cuarto lugar, los gobiernos de EE. UU. y Colombia trabajarán para reducir la influencia de los actores criminales fortaleciendo las organizaciones comunitarias, apoyando el acceso a la justicia, apoyando a los líderes de la sociedad civil, acelerando la provisión de bienes y servicios públicos y creando confianza en la policía. Finalmente, para mantener los logros de erradicación, los gobiernos de EE. UU. y Colombia apoyarán medios de vida económicos lícitos a través de la programación para aumentar la competitividad, conectar a los productores con los mercados y proporcionar la infraestructura y los servicios gubernamentales necesarios.

Juntos, Colombia y Estados Unidos confían en que este enfoque estratégico servirá para expandir y mantener los logros de seguridad, alejar a las comunidades rurales de los medios de vida dependientes de la coca y llevarlas a actividades económicas lícitas, y generar confianza en las instituciones estatales colombianas.