Anuncio del Secretario de Estado John Kerry sobre el Proceso de Paz en Colombia

Junio 23, 2016.

El anuncio del día de hoy sobre los acuerdos de un cese bilateral al fuego definitivo; una fecha límite para el desarme; y garantías de seguridad trae la tan esperada noticia al pueblo colombiano que después de 52 años de conflicto, la guerra más larga del hemisferio, está llegando a su fin. Después de cuatro largos años de diálogos, me complace ver que el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han tenido avances para llegar a un acuerdo en  algunos de los puntos más difíciles de las negociaciones de paz.

Le rindo homenaje al coraje y al liderazgo del Presidente Santos, quien con su compromiso inquebrantable con la búsqueda de la paz, ha hecho posible estos avances. Durante varias administraciones y congresos de ambos partidos políticos,  Estados Unidos ha sido socio de Colombia mientras que su pueblo ha defendido su democracia. Seremos compañeros de Colombia mientras su gente continúa dando pasos para asegurar la paz justa y duradera que merecen.

Aunque las negociaciones siguen presentando desafíos, las partes han resuelto los principales problemas que  se han ido encontrando en el camino hacia un acuerdo definitivo de paz. Aplaudimos al Presidente Santos y su equipo negociador por sus esfuerzos y estamos esperanzados de que las partes alcancen un acuerdo final para dar por acabada esta terrible guerra.

Estados Unidos se asociará con Colombia en la importante labor de convertir los compromisos del proceso de paz en resultados tangibles para el pueblo colombiano. De esta forma esperamos poder aportar al desarrollo de la economía rural  incluyendo la titulación de tierras, el acceso a créditos y la construcción de carreteras que beneficien a los agricultores que actualmente están aislados.

Sumado a esto, se aportarán al gobierno elementos para la estrategia global de lucha contra el tráfico de drogas y contra el crimen organizado transnacional; la justicia y reparación para las víctimas; la garantía y el respeto de los derechos humanos; la remoción de minas terrestres y la recuperación y entrega de los restos de colombianos desaparecidos a sus familias y seres queridos.

El Presidente Obama ha demostrado nuestro compromiso con Colombia a través de Paz Colombia, un plan de $ 450 millones de dólares para el año fiscal 2017. Este apoyará la implementación de los acuerdos de paz en Colombia en conjunto con la Iniciativa Global de Desminado para Colombia, la cual el Presidente me ha pedido liderar con nuestro socio Noruega.

Le pido al congreso de los Estados Unidos y la comunidad internacional apoyar a Colombia para comenzar el previsto y desafiante  trabajo de asegurar una paz justa y duradera. También tengo que agradecer a Noruega y Cuba como garantes del proceso de paz, por su papel constructivo en los últimos cuatro años.

Hoy, felicitamos a todos los colombianos y exhortamos a las partes en la negociación de continuar trabajando diligentemente para llegar a un acuerdo final de paz. Los colombianos y los millones de víctimas del conflicto están ahora un paso más cerca de la paz.